Reflexión en torno a PENTECOSTÉS: algo de cultura religiosa, comentario y oración

30 mayo 2020

ÁLVARO GINEL

Cultura religiosa

Pentekoste hemera: El día 50. Los judíos celebraban Pentecostés o la “fiesta de las semanas”. Hoy es el domino 8º de Pascua (=una semana de semanas). Es la plenitud o madurez-cumplimiento de la Pascua: el mejor don que Jesús hizo y sigue haciendo a su Iglesia es su Espíritu. “Tener el Espíritu de alguien” es tener el mismo estilo, la misma “gasolina” que nos pone en marcha, el mismo dinamismo, la misma fuente, los mismos ideales y objetivos. Juan pone la fiesta del envío del Espíritu Santo el mismo día de la Resurrección, al atardecer. Lucas, lo pone, en  Hechos, a los 50 días.

Esta solemnidad no es diferente del día de Pascua. No hay octava. Es el punto final de Pascua. En la colecta (=oración al inicio de la misa) se dice: Dios todopoderoso y eterno, que has querido que celebráramos el misterio pascual durante cincuenta días, renueva entre nosotros el prodigio de Pentecostés… El papa Francisco quiso que el lunes siguiente a Pentecostés se celebre la memoria de María, Madre de la Iglesia. La tradición la pinta siempre recibiendo el Espíritu junto con el grupo de los apóstoles.

Pentecostés en la pintura: el Greco, Tiziano, Juan de Flandes… (hacer una búsqueda en internet)

Celebraciones populares  de este día: destaca en AlmonteHuelvaAndalucía, la celebración de la Virgen del Rocío (“La Blanca Paloma”).

Para percibir todos los detalles del significado de Pentecostés nada mejor que leer los textos del AT y del NT que se proponen en el leccionario para la misa vespertina del sábado y los de la misa del día de Pentecostés, así como la síntesis que hace la Secuencia, poema que precede al evangelio, de una gran densidad y profundidad (se le atribuye al obispo Langton, de Canterbury, siglo XIII).

Textos del AT, misa de la vigilia:

  • Babel (Gén 11,1-9): Dispersión-confusión, todo lo contrario de Pentecostés.
  • Sinaí (Éx 19,3-8-16-20); Lucas se sirve de esta escena para describir los efectos del Espíritu en Pentecostés: truenos, relámpagos, temblores… = poder de Dios que irrumpe trayendo no vedad.
  • Huesos secos (Ez 37,1-14): huesos que reviven por la fuerza de Dios.
  • Espíritu que se da a todos, niños, jóvenes, mayores (Joel 2,28-32).

Textos del NT, misa de la vigilia:

  • Toda la creación preñada de Espíritu (Rom 8,22-27). La creación gime en su interior.
  • El que tenga sed que venga y beba (Jn 7,37-39).

Misa del día de Pentecostés:

  • Descripción de Pentecostés de Lucas (Hechos 2,1-11).
  • Decir Jesús es Señor es obra del Espíritu (1 Cor 12,3-7.12-13).
  • Recibid el Espíritu Santo (Jn 20,19-23).

Este día es considerado como el inicio de la Iglesia. El Espíritu es el alma de la Iglesia, la santidad y los brotes nuevos de la Iglesia. Lo suscita todo en la Iglesia. Abre nuevos caminos. Regala la intimidad con Dios. Algunos movimientos apostólicos hoy celebran su fiesta reconociendo que son fruto del Espíritu.

Una tradición: regalar los dones del Espíritu en una estampita. Estos dones son los que Isaías profetiza que cubrirán al “renuevo de Jesé”, al enviado de Dios: 2Sobre él se posará el espíritu del Señor: | espíritu de sabiduría y entendimiento, | espíritu de consejo y fortaleza, | espíritu de ciencia y temor del Señor. 3Lo inspirará el temor del Señor. | No juzgará por apariencias | ni sentenciará de oídas; 4juzgará a los pobres con justicia, | sentenciará con rectitud a los sencillos de la tierra; | pero golpeará al violento con la vara de su boca, | y con el soplo de sus labios hará morir al malvado (Is 11,2-4).

El catecismo los recogió así: Son, pues, siete los dones del Espíritu Santo; a saber:  don de sabiduría, don de entendimiento, don de consejo, don de fortaleza, don de ciencia, don de piedad, y don de temor de Dios.

Comentario

Juan 20,19-23

19 Al atardecer de aquel día, el primero de la semana, estando cerradas, por miedo a los judíos, las puertas del lugar donde se encontraban los discípulos, se presentó Jesús en medio de ellos y les dijo: «La paz con vosotros.» 20 Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Los discípulos se alegraron de ver al Señor.21 Jesús les dijo otra vez: «La paz con vosotros. Como el Padre me envió, también yo os envío.» 22Dicho esto, sopló y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo. 23 A quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.»

Contexto

Jn escribe hacia el año 100. El discípulo amado y otros testigos recuerdan lo acontecido en la resurrección. Han pasado muchas cosas; los enfrentamientos con los fariseos…

Al atardecer de aquel día, el primero: Sencilla narración de la Resurrección y de cómo actúa el Resucitado. Se hace presente a pesar de las puertas cerradas: lo atraviesa todo. Lo atraviesa para dos cosas: decir paz a vosotros; decir recibid el Espíritu. Y a continuación: os envío. No os envío desprovistos, sino que vuestra fuerza es el Espíritu que os doy. Unido a la recepción del Espíritu va el perdón de los pecados. Perdonar es obra del Espíritu. La nueva realidad de la presencia de Jesús en la tierra comenzada en Pascua está edificada sobre el Espíritu. Los cimientos y las seguridades de la Resurrección no son obra de nuestras manos, sino la presencia del Espíritu. Los discípulos son enviados sin nada, pero llenos del Espíritu.

Sopló sobre ellos. El Espíritu no se compra. El Espíritu se da: don de Dios. Se acoge. Es soplo, aire, viento, fuego, luz, calor…

El perdón: Lo que va unido al envío y a la recepción del Espíritu es el perdón. ¡Así de serio, de difícil, de importante es el perdón! No es obra de nuestras entrañas duras, sino obra de Dios, de la acción de su Espíritu en nosotros. Bastaría analizarnos y ver lo que nos cuesta perdonarnos, perdonar. “Esto no me lo puedo perdonar”, “Esto no lo puedo perdonar”. La Iglesia nace para ser nómada, para salir, y para dar lo recibido: el Espíritu y el Perdón. ¡Misericordia!

¿Qué es el Espíritu? En mi pueblo había una expresión muy interesante: ¡Qué raza tiene esta persona! Así se indicaba la fuerza, el ánimo, lo incansable, lo fiel, lo bueno, lo que guiaba a una persona y le impulsaba t daba energía. De mi padre decían algunos del pueblo: ¡Qué  raza tiene el Sr. Álvaro! ¡No hay otro igual a la redonda…! ¡Dios!, ¡qué raza! Sí, raza de Dios. El Espíritu es “raza”: la fuerza, la bondad y sencillez, la generosidad-misericordia, la convicción, la trayectoria, la obediencia, lo que guió a Jesús en su vida terrena. Eso, (¡mejor, ESE!), que por dentro le impulsaba a hacer y a anunciar lo que nos dijo e hizo. “Somos raza de Dios, ungidos por el Espíritu de Dios”. Somos resucitados, como creyentes, que llevamos “genes” de Jesús Resucitado para hacer en todas partes como él hizo, no lo que él hizo, sino como él hizo. Nos toca adaptarlo a nuestra situación.

Sugerencias para la celebración

  • Que el lugar de la celebración rebose de luz, de fuego, de velas encendidas, de llamas posadas sobre cada creyente.
  • Crear un lugar-espacio del Espíritu: “Lugar donde, a simple vista, no se ve nada, pero hay semillas sembradas, levadura esperando hacer levantar la masa…, silencio que resucita en la noche”.
  • Entrega, a la entrada, de una frase: “Bienvenido, lleno/a de Espíritu Santo”. Venir a lacelebración es ya acción del Espíritu en cada uno de nosotros. Nadie puede decir “Jesús es Señor” si no es por el Espíritu”.
  • Visita a la pila bautismal. Allí fuimos bautizados, allí se nos ungió con el santo Crisma: “Dios todopoderoso, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que te ha liberado del pecado y dado nueva vida por el agua y el Espíritu Santo, te consagre con el Crisma de la salvación para que entres a formar parte de su pueblo y seas para siempre miembro de Cristo, sacerdote, profeta y rey”.
  • Los confirmados: “Recibe, por esta señal (unción con el crisma) el don del Espíritu Santo”.
  • Cuidar la proclamación de la secuencia. Es un “pregón”.
  • Posible escucha de la Palabra del evangelio con cirios en la mano, al menos una parte de la asamblea: los recién confirmados, los mayores de la comunidad, los padres que han bautizado a uno de sus hijos, los que se preparan para…, el consejo pastoral, etc… Elegir.
  • Un adorno: una o varias bandejas de frutos: según los lugares, frutos de la tierra, de la zona; frutas diversas, “obras o tareas” que la parroquia lleva adelante…, lista de espera de sugerencias que aún están pendientes…, nombres de gente de la parroquia que son “una gracia de Dios para la comunidad”, un don de Dios para la edificación de los demás… [pueden estar escritos en una cinta recogida, pero que en un momento se despliega y lee (o no); esta lista, que sea redactada por un grupo de la parroquia, nunca por una sola persona].
  • Durante el canto del “Santo”: sale una procesión de siete personas con una vela o cirio encendido, cada uno, con mucha compostura y sin quitar visibilidad, rodean el altar. Son los siete dones de Jesús. Permanecen hasta el rezo del “Padre nuestro”.
  • Dar hoy IMPORTANCIA a la despedida-envío al final de la celebración.

RITO DE DESPEDIDA

Monición: (Es un poco largo, cada uno elija una idea) Para algunos, este momento de despedida es importante porque “¡menos mal, esto ya se acabó!”. “Ya nos vamos”.

Hoy, día de Pentecostés, podemos descubrir que es una parte de la celebración importante. Nada de “que esto ya se acabó”. Es justamente lo contrario: “Ahora comienza esto”. “Ahora comienza de verdad”. “Ahora se nos manda a hacer prácticas de lo que aquí hemos celebrado”. “Aquí nos hemos animado. Aquí hemos celebrado la teoría. Ahora queda la vida, la práctica, ¡la verdad!

Este es el sentido de las palabras de Jesús: “Como el Padre me ha enviado, también yo os envío”. ¡Hala! marchen a poner luz, vida, alegría, calor, fuego, perdón en el mundo!

¡Marchen a ser semillas de otra realidad, la resurrección!

Tengan (se les puede entregar un cirio); marche a poner la luz de Jesús allí donde estén. Que las “corrientes del mundo” no os apaguen el Espíritu. Que los espíritus no os roben al Espíritu.

Marchen, sí. Marchen en paz a demostrar que dentro tienen “raza de Dios”, “Espíritu de Dios”.

Vayan EN PAZ. LLEVAN EN EL CORAZÓN EL ESPÍRITU DE JESÚS, EL ESPÍRITU SANTO.

Obsequiar a todos con una estampa de los “dones del Espíritu”. Explicarlo.

Invitación para las familias más cristinas-practicantes: que durante la comida o en la semana, de manera silenciosa, en un sobre que dejarán bajo la almohada, decir a cada uno de la familia: Tú para mí eres un don de Dios. El don de… Gracias.

Repartir a los niños alguna “chuche”.

ORACIONES

 Rito penitencial

  • Por ser fuente de confusión, por crear desentendimiento…
  • Por no creer en la fuerza del Espíritu, capaz de dar vida a huesos secos, a plantas marchitas…
  • Por no acudir al Espíritu para saber ver, escuchar las profecías de los niños, los jóvenes, los ancianos, los signos de los tiempos…
  • Por atender los gemidos del Planeta que está lleno de fuerza creadora de Dios…
  • Por querer vivir la vida cristiana sin la presencia y acción del Espíritu…
  • Por resistirnos a descubrir el don del Espíritu que tiene cada uno…

 

Alabanza

Te alabamos, Espíritu de Dios,
fuerza creadora
que ya desde los orígenes existías
y hacías todo nuevo,
rompiendo la nada.

Te alabamos, Espíritu Santo de Dios,
que actúas en el silencio de la noche
y haces germinar vida
en los desiertos áridos,
en los corazones donde pensábamos
que nada bueno podía esperarse.

Te alabamos, Espíritu Santo de Dios,
autor de maravillas,
fuego que danza, destruye y calienta,
agua que riega y sacia la sed,
soplo que nos alcanza sin ruido
y nos lanza a aventuras impensadas,
paz que acaricia y sosiega.

Te alabamos, Espíritu Santo de Dios,
tú solo das fuerza
y remueves las piedras y los cepos
de la cárcel donde nos escondemos.

Ven, actúa en tu Iglesia.
Ven, actúa en este mundo.
Ven, actúa en nosotros
para que demos testimonio
de que lo Nuevo ya ha comenzado,
de que la Vida ya vive,
de que las muertes son vencidas,
de que Dios, por tu gracia, está con nosotros
y el nombre de Jesús se extiende
en aquellos que le siguen.

Te alabamos, sí, Espíritu Santo de Dios.
Te alabamos, sí, Espíritu Santo de Dios,
nuestra paz y reconciliación,
callado gemido de Dios en nuestro interior
que siempre nos despierta del letargo.

Te alabamos, Espíritu Santo de Dios.
Ven, y renueva la faz de la tierra.
autor de maravillas,
fuego que danza, destruye y calienta,
agua que riega y sacia la sed,
soplo que nos alcanza sin ruido
y nos lanza a aventuras impensadas,
paz que acaricia y sosiega.

Te alabamos, Espíritu Santo de Dios,
tú solo das fuerza
y remueves las piedras y los cepos
de la cárcel donde nos escondemos.

Ven, actúa en tu Iglesia.
Ven, actúa en este mundo.
Ven, actúa en nosotros
para que demos testimonio
de que lo Nuevo ya ha comenzado,
de que la Vida ya vive,
de que las muertes son vencidas,
de que Dios, por tu gracia, está con nosotros
y el nombre de Jesús se extiende
en aquellos que le siguen.

Te alabamos, sí, Espíritu Santo de Dios.
Te alabamos, sí, Espíritu Santo de Dios,
nuestra paz y reconciliación,
callado gemido de Dios en nuestro interior
que siempre nos despierta del letargo.

Te alabamos, Espíritu Santo de Dios.
Ven, y renueva la faz de la tierra.

Envío

Id,
donde os lleve el Espíritu.
Id,
donde no habíais soñado.
Id,
donde creáis que nada es posible.
Id,
donde haya sed o sequía.
Id,
donde Dios no es conocido.
Id,
donde Dios es manipulado.
Id,
donde Dios es institucionalizado.
Id,
donde es sustituido por normas.
Id,
donde Dios es defendido por miedos.
Id,
donde haya huellas de gente que busca.
Id,
donde están los que lloran y sufren.
Id,
y llevad aliento y consuelo.
Id,
y predicad perdón y misericordia.
Id,
y esperad: Dios está manos a la obra.
Id,
y poned corazón en medio del mundo.
Id,
donde haya huellas de gente que busca.
Id,
donde están los que lloran y sufren.
Id,
y llevad aliento y consuelo.
Id,
y predicad perdón y misericordia.
Id,
y esperad: Dios está manos a la obra.
Id,
y poned corazón en medio del mundo.
Id,
y escuchad el silencio y el vacío.
Id,
y liberad de los malos espíritus.
Id,
y descubrid
que donde llegáis,
ya él os predecía.

Id,
que es la ahora del Espíritu de Dios.
Id,
y obedeced su mandato.
Id,
donde os lleve el Espíritu.
Id,
donde no habíais soñado.
Id,
donde creáis que nada es posible.
Id,
donde haya sed o sequía.
Id,
donde Dios no es conocido.
Id,
donde Dios es manipulado.
Id,
donde Dios es institucionalizado.
Id,
donde es sustituido por normas.
Id,
donde Dios es defendido por miedos.
Id,
donde haya huellas de gente que busca.
Id,
donde están los que lloran y sufren.
Id,
y llevad aliento y consuelo.
Id,
y predicad perdón y misericordia.
Id,
y esperad: Dios está manos a la obra.
Id,
y poned corazón en medio del mundo.
Id,
y escuchad el silencio y el vacío.
Id,
y liberad de los malos espíritus.
Id,
y descubrid
que donde llegáis
ya él os predecía.

Id,
que es la ahora del Espíritu de Dios.
Id,
y obedeced su mandato.

Oración final de la Misa de Pentecostés

Oh Dios, que has comunicado a tu Iglesia los bienes del cielo, conserva los dones que le has dado, para que el Espíritu Santo sea siempre nuestra fuerza y la eucaristía que acabamos de recibir acreciente en nosotros la salvación. Por Jesucristo nuestro Señor.

También te puede interesar…

Allariz, en el corazón de los Salesianos

Allariz, en el corazón de los Salesianos

Amiga/o, hace unos días nos recordaba el cardenal Juan José Omella que la primera escuela gratuita de Europa la fundó un español, san José de Calasanz. Hoy queremos recordar que la primera escuela gratuita de Allariz la fundó un italiano, san Juan Bosco.

Share This